Guatemala con tecnología y robótica

En la actualidad, habiendo transcurrido casi un cuarto del siglo XXI, el conocimiento, la tecnología y la robótica están en nuestro diario vivir. La vida actual, sin estos elementos no podría ser como la conocemos. Es normal decir que, a nuestros hijos, se les facilita el manejo de la tecnología y la robótica. En realidad, nacieron con ella. Además, es común observar a los niños utilizar una Tablet o un teléfono inteligente, mejor que su papa y no digamos que el abuelo. Sin embargo, es considerable el porcentaje de niños guatemaltecos que no tienen acceso a la tecnología y robótica en los centros educativos públicos, especialmente.

La realidad, a pesar de quienes opinen lo contrario, es que el Estado de Guatemala, abandonó la educación desde el inicio de la era democrática. La falta de mantenimiento en la infraestructura escolar, escases de escritorios, pedazos de pizarrones en las aulas, filtraciones y, principalmente, la falta de maestros es el denominador común.

El Ministerio de Educación, ha sido el gran responsable de esta situación. Ocurre que, cuando un maestro se jubila, congelan esa plaza dejando a las escuelas, poco a poco, sin maestros. Cabe mencionar que estando la plaza presupuestada ¿Por qué no asignarla a otro maestro? ¿Será que se pretende dejar a las escuelas sin maestros? Esta es la realidad de nuestra educación pública, lo que sugiere que el Estado de Guatemala, a mediano y largo plazo, dejará de cumplir con la obligación constitucional de brindar educación.

Frente a esta realidad, las actuales autoridades de educación están en la obligación de cambiar su actitud indiferente hacia la educación y, hacer conciencia del tremendo daño que le hacemos a nuestra niñez y adolescencia. Es impostergable y prioritario, recuperar la infraestructura escolar, proporcionar escritorios, pizarras y contratar a los maestros, para motivar a nuestros niños y adolescentes.

Sin embargo, cumplir con lo básico no nos permitirá preparar una nueva generación de guatemaltecos, quienes pueden tener los conocimientos adecuados para los trabajos del futuro. Es importante reflexionar que muchos de los trabajos de veinte años atrás ya no existen. Claros ejemplos lo constituyen los telegramas, que desaparecieron y fueron sustituidos por el correo electrónico, WhatsApp, en fin, por las redes sociales; los operadores de ascensores prácticamente desaparecieron y así, tantos casos más que podríamos seguir mencionando. Es por ello por lo que, el Ministerio de Educación debe orientar, dirigir su estrategia y planes de acción para preparar a las nuevas generaciones y darles la oportunidad de optar a los nuevos requerimientos y competencias de los trabajos del futuro.

En consecuencia, es imprescindible que el gobierno de turno, de acceso a la internet al cien por ciento en los establecientes educativos públicos. Además, sería recomendable que instale un centro de tecnología, equipado con computadoras o Tablets que son más económicas. Por aparte, actualizar el pensum de estudios orientado a la tecnología y robótica. Por supuesto, este avance educativo requiere de una inversión millonaria que, en todo caso, el gobierno la tiene. Para no ir tan lejos, con eliminar las más de treinta mil plazas fantasmas que el mismo mandatario informó que existen, alcanza y sobra para que en Guatemala haya una mejor educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *