Sirviendo como repartidores y trabajadores de desinfección, los robots están jugando un papel central en el apoyo a la lucha contra la epidemia de neumonía COVID-19 en la ciudad oriental china de Suzhou.

Todos los días, a las 9:00, un robot blanco con una pantalla táctil para que los operarios puedan programar sus tareas y chequear su nivel de carga, comienza su rutina de desinfección en un centro de servicios de salud.

Un robot puede hacer el trabajo de cuatro trabajadores en la limpieza y desinfección de pisos, trabajando durante ocho horas a lo largo de una ruta o área designada con una sola carga, según el equipo de desarrolladores de la máquina.

Hacia el mediodía, otro robot comienza a trabajar como repartidor en el mismo centro para llevar el almuerzo a los pacientes en las diferentes salas. El aparato puede memorizar las necesidades de los pacientes y entregar los platos con precisión.

En la principal estación ferroviaria de la ciudad, un robot expendedor tiene siempre a disposición de los viajeros diferentes tipos de alimentos y bebidas, los cuales entrega rápidamente después de que los clientes paguen escaneando un código de respuesta rápida (QR).

Cerca de este, otro artefacto, diseñado y programado para fregar el piso, realiza su labor de forma silenciosa y eficiente.

Desde cuando se desató el brote, productos de alta tecnología como los robots se han hecho comunes y populares en barrios y lugares públicos de toda China.
Tomado de: Xinhua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *