¡Guatemala No Duerme…!

Señor Presidente:
En los últimos días, hemos podido sentir el inusitado silencio que envuelve nuestras calles… a partir de las cuatro de la tarde hasta las cuatro de la mañana, el acostumbrado bullicio del tráfico vehicular… los mercados vacíos… los grandes centros comerciales cerrados, la economía informal ausente… una sensación de calma y paz aparente, como decían las abuelitas, una “tensa calma…”.

Sin embargo, GUATEMALA NO DUERME, a pesar de que la mayoría de familias están en sus hogares, se mantiene la preocupación por la amenaza del coronavirus que pueda alcanzar algún miembro cercano a la familia, amigo, o bien que, más guatemaltecos enfermen… El peor momento llega a la hora de dormir, envueltos en aquel silencio sepulcral, los padres se acuestan con el desasosiego de pensar que el fin de mes está a la vuelta de la esquina… con ello, vienen los pagos obligados por los servicios básicos que disfrutamos… por eso GUATEMALA NO DUERME…

Este fenómeno trae a colación, la situación en que puede encontrarse el setenta por ciento de la población en el país que, depende económicamente de su propio negocio. En su mayoría, estas personas viven al día, de su trabajo comen y viven… subsisten… En otros casos, quienes con muchos esfuerzos y sacrificios recién han iniciado sus propios negocios, los pequeños empresarios, ahora están preocupados por los gastos de renta, servicios de energía y agua, insumos y planilla de trabajadores. En ambos casos, se trata de guatemaltecos emprendedores a quienes las medidas de prevención y contención, los tiene en una encrucijada ya que, las ventas se vinieron en picada libre.

En otros casos, los cientos de guatemaltecos que aún gozan del privilegio de un empleo fijo, no se escapan de esta angustia. Por el momento, aun cuando laboraren en grandes empresas no tienen asegurado su trabajo, en ellas también ha bajado la comercialización de sus productos.
En consecuencia, todos reduciendo los gastos fijos, desde la economía informal hasta la empresa más grande de Guatemala. Según ya empezaron a escucharse rumores, en algunos centros de trabajo se está analizando la posibilidad de proceder a los despidos, una vez termine la emergencia. En otros de menor escala, ya ha iniciado la reducción de personal.

Señor Presidente, estamos conscientes que usted tampoco ha dormido, tal y como lo refleja su semblante en las apariciones por los medios de comunicación. Es una actitud que le agradecemos los guatemaltecos, por preocuparse en encontrar las mejores soluciones a esta crisis temporal. Se le agradece su preocupación por encontrar la mejor salida para reducir los riesgos de la epidemia.
Señor Presidente, al igual que usted, estamos conscientes de que no hay soluciones sencillas… En este sentido, frente a las circunstancias y por el bienestar de la población que lo eligió para ocupar su cargo, la mejor decisión es apoyar a esta gran mayoría de guatemaltecos. Sabemos que no será fácil, porque deberá dejar de congraciarse con los grandes sectores económicos del país. En estos momentos, es fundamental, impulsar una estrategia económica que incluya a todos los sectores nacionales del país, en especial, a los más vulnerables.
Aún quedan días difíciles y de grandes decisiones, los que traen implícitas nuevas oportunidades para salir adelante. Los guatemaltecos estamos listos para respaldarlo y apoyarlo en las nuevas acciones a tomar por el bien de Guatemala para retomar el camino del desarrollo y la prosperidad para la familia guatemalteca.

Señor Presidente, en estos momentos, es indispensable que asuma los retos que le plantea su rol como gobernante, tome las decisiones fundamentales que nos permita a los guatemaltecos a volver a dormir y, soñar con tranquilidad en un nuevo amanecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *