Dinero o salud

Dura decisión para todos los guatemaltecos, trabajadores o como dice el buen chapín, chambeadores, que cada día se levantan con todas las ganas para lograr su objetivo, llevar el sustento diario a su familia. Pero si no trabajas, no llevas el pan de cada día y si sales a trabajar corres el riesgo de infectarte, lo peor de todo, infectar a los demás que viven a tu alrededor.

Hoy estamos pasando por una etapa mundial que nunca pensamos vivir y que afecta a todo los empresarios y trabajadores. He escuchado de muchos amigos que ya fueron despedidos de empresas, porque no tienen ventas o no han podido abrir sus negocios, porque están en algún centro comercial, esos centros comerciales que también han tenido perdida y muchos dueños de negocios que se fueron ya, a la quiebra.

No sabemos cuánto más tendremos que estar así y mientras pasa el tiempo más personas se quedarán sin trabajo. Todo esto será una cadena, la falta de dinero en las casas, nos llevará a muchos en pensar que lo más importante es darle de comer a los nuestros y después los demás pagos importantes. Pero si no pagamos también se atrasarán muchas cosas, para los que tienen préstamos en algunos bancos están dando plazos, la energía eléctrica no puede ser cortada, como también el agua, teléfono y otros servicios.
Tenemos tiempo para pensar bien que vamos hacer y tomar las mejores decisiones para nuestra familia o trabajo. Claro que tendremos nuevas oportunidades para salir adelante, siempre lo hemos realizado y lo volvemos a lograr, ni el terremoto, ni el Mitch, o el Stan ha doblegado a este país y este virus tampoco lo va a realizar, tenemos una cosa en común todos los guatemaltecos: En momentos críticos nos volvemos más de corazón abierto.

En mi vida hay dos personas que conozco que son millonarios de milagros, porque materialmente no tienen mucho, pero no es porque no quieran tener, simplemente es porque a estas personas les gusta más ayudar a los demás y al final no se dan sus gustos ellos mismos; los admiro a los dos, pero como estas personas que me reservo sus nombres, hay miles de buenos guatemaltecos que están ayudando a aquellas personas que están pasando penas y creo que es el momento de saber cómo están nuestros familiares, nuestros amigos, nuestros vecinos y ser una luz en estos momentos difíciles, dando de corazón. No sabemos cuándo seremos nosotros los que vamos a necesitar.

Los buenos somos más, ánimo, Guatemala está lastimada, pero no de muerte, tenemos la Fe puesta en nuestro Creador que podemos salir bien de esto, siempre con las recomendaciones necesarias. Mascarilla todo el día, si puedes guantes, lentes y gel para desinfectar todo lo que tocas. Pero lo más importante, quédate en casa, sino tienes que salir a trabajar, cuida a los tuyos y busquemos la verdad que es la única que nos dará la libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *