La ayuda inicia, excluyendo a los más necesitados

Frente a la realidad que vive Guatemala, como resultado de la pandemia de Covid-19, las acciones asumidas por el gobierno para reducir los riesgos del contagio, han sido positivas. Lamentablemente, los Q11 mil millones que fueron

autorizados por el Congreso de la República, para enfrentar la crisis no se ven reflejados en acciones claras y transparentes.
Es motivo de preocupación, para miles de guatemaltecos de escasos recursos que, hasta el momento, no se ha informado oficialmente sobre el procedimiento adecuado para llevar la ayuda a las familias más necesitadas. Se ha dado

participación a las municipalidades para tal fin y, se corre el riesgo de politizar parte de la ayuda. El gobierno asegura que, el grupo de beneficiarios serán las personas que, reciban su factura de energía eléctrica con un código y optar al denominado BONO FAMILIAR.

En este punto cabe aclarar que, este procedimiento ha sido implementado de manera desordenada, familias sin necesidad han sido notificadas del beneficio del BONO FAMILIAR. De esta cuenta, quedan excluidas las familias verdaderamente necesitadas. Tampoco, se han desvanecido las dudas sobre el destino de las familias de escasos recursos que, no llegan ni a contador por carecer del servicio de energía eléctrica.

Ha transcurrido más de un mes que se adoptaron medidas sanitarias, para contener la propagación de la epidemia, la contención se ha logrado. Sin embargo, en materia económica el país se encuentra paralizado casi en su totalidad. A estas alturas, son cientos de personas las que han sido despedidas o suspendidas, algunos enviados de vacaciones y otros que están percibiendo solamente una parte de sus salarios. En el presente mes, se espera un incremento de los despedidos.

Por su parte, los guatemaltecos del sector informal han sido de los más afectados y golpeados. Recordemos que, en su mayoría, estas personas viven al día. Actualmente, una parte no está trabajando y, otra parte labora parcialmente. Soy testigo que, estos hombres y mujeres, son esforzados y honrados, por lo que tienen el derecho de ser protegidos por el Estado.

Ante esta calamidad económica, el Congreso de la República endeudó al país en Q11 mil millones, para que el gobierno apoyara a las familias guatemaltecas, evitar despidos masivos y, que los empleados suspendidos, recibieran un ingreso mensual y la transferencia de un BONO FAMILIAR de un mil quetzales, mientras la dure la crisis.
Señor Presidente, las decisiones tomadas por su gobierno para contener el contagio del Covid-19 han sido efectivas y oportunas. El crecimiento de casos ha sido relativamente bajo, en comparación con otros países. En este aspecto su gobierno ha hecho bien la tarea.

Señor Presidente, está a tiempo de enmendar los procedimiento para llevar la asistencia social a la población pobre y necesitada. Si al Ministro de Desarrollo Social, le quedo grande el tacuche en sus manos está la solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *