Los médicos gritan auxilio por covid-19

En los últimos días los guatemaltecos hemos sido testigos de la gravedad en la atención de los hospitales públicos. Autoridades y personales del hospital San Juan de Dios enviaron una carta a sus superiores, para prevenir un inminente COLAPSO en el nosocomio; en especial, debido a la cantidad de pacientes contagiados con Covid-19 y las personas que se atienden diariamente por enfermedades diversas.

Ante la pérdida de credibilidad del Ministro de Salud Pública, demandan a los presidentes de la República y del Congreso nacional se presenten en las instalaciones de dicho centro asistencial para encontrar una salida a la problemática.

Para colmo de males, también en el hospital Roosevelt el personal médico se encuentra preocupado, debido a que los toldos improvisados donde se están atendiendo pacientes con Covid-19, ya no se dan abasto. Además, existe preocupación entre el personal médico por la imposibilidad de trasladar a los pacientes contagiados con Covid-19 a un hospital dedicado, especialmente, para estas personas. El temor prevaleciente obedece al eventual contagio de pacientes atendidos por otro tipo de enfermedades crónicas.

Por su parte, el personal médico del hospital temporal del Parque de la Industria reitera su demanda para que se cumpla mensualmente con el pago de salarios. En los últimos días, llegaron a cumplir los tres meses sin recibir su sueldo, no obstante, la gravedad de la situación que se vive en el país derivado del Covic-19. Se presentaron, 26 renuncias de este personal, por el abandono de parte del Gobierno.

Según los informes que se conocen, los hospitales de Villa Nueva y el Parque de la Industria llegaron a su aparente cupo. Se tiene conocimiento que ya no están aceptando más pacientes. Al inicio de la pandemia, se aseguró que el hospital del Parque de la Industria contaría con tres mil (3,000) camas; sin embargo, solo se han puesto a funcionar trescientas (300).
Lamentablemente es de hacer notar que las autoridades del Ministerio de Salud Pública han demostrado su incapacidad para poder dirigir, coordinar y resolver los procedimientos administrativos. Es innegable que, el Sistema de Salud Pública presentaría grandes retos desde el inicio debido a los problemas heredados de los gobiernos anteriores. Los cierto del caso es que no tiene excusa, la falta de contrato y pago al personal médico, máxime en una emergencia como la que enfrentamos; en especial, cuando si se realizaron contrataciones de asesores con salarios exorbitantes, en menos de 24 horas.

A esto se suma, la falta de la adquisición del equipo de Bio protección, en medio del Estado de Calamidad que permite agilizar las compras. No se justifica que después de tres meses sigan sin equipo. Además, cabe señalar la serie de engaños al ofrecer con buena intención o de forma maliciosa, las tres mil camas del hospital temporal y solo son trescientas; o el ofrecimiento de miles de mascarillas que se proporcionarían al pueblo. En realidad, solamente, se entregaron para la foto.

Frente a esta abrumadora realidad, me uno al GRITO DE AUXILIO de los jefes, personal médico y paramédico del hospital general San Juan de Dios; al llamado formulado tanto al PRESIDENTE DE LA REPUBLICA como al PRESIDENTE DEL CONGRESO, para encontrar una salida a toda esta problemática. Invito a todo el pueblo de Guatemala, a unirse en este grito de auxilio. Unidos saldremos adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *