“Cayalá no es sinónimo de desarrollo, ni de bienestar para los guatemaltecos. Es un monumento a la alienación y a la indiferencia; ¿Quién investiga la procedencia de la plata de esas inversiones?” Edgar del Cid, Sacerdote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *