El árbitro asistente de video (VAR, por sus siglas en inglés) fue el gran protagonista del clásico español entre Barcelona y Real Madrid, en el cual el equipo dirigido por el francés Zinedine Zidane se quedó con la victoria 1-3.

El defensor central Sergio Ramos a los 62’ desde el punto de penal marcó el gol de la discordia y que fue fundamental para obtener los tres puntos ante los dirigidos por Ronald Koeman.

Fue un partido vibrante desde su inicio, con un arranque electrizante y de buen futbol en la primera parte, que incluyó los primeros dos goles: Federico Valverde 0-1 al 5’ y Ansu Fati 1-1 al 8’.

La primera parte dejó un buen sabor de boca por la propuesta de Zidane y Koeman, así como las atajadas de los porteros Thibaut Courtois, quien impidió un gol al argentino Lionel Messi, y la de Norberto Murara “Neto”, que evitó el gol del francés Karim Benzema.

Polémica

La segunda parte tuvo la misma intensidad que la mostrada en la primera y las condiciones de partido daban un panorama de incertidumbre, ya que ambos equipos estaban haciendo los méritos para conseguir el gol de la victoria.

Pero al 60’ ocurrió una jugada que cambió el destino del clásico español que se jugó en un solitario Camp Nou. Se cobró un tiro de esquina y en el área 16,50 el francés y jugador del Barcelona, Clément Lenglet, agarró la camisola del defensor español y futbolista del Real Madrid Sergio Ramos.

El central del partido, Juan Martínez Munuera, no pitó penalti, pero fue llamado por el VAR y, tras revisar la jugada, cambió su decisión. Marcó un penalti a favor del cuadro de Zinedine Zidane.

A la ejecución llegó Sergio Ramos. Con sangre fría, personalidad, calidad y buen toque, envió el esférico al ras del césped y venció a Neto, quien adivinó el lugar a donde iba la pelota, pero que fue incapaz de evitar el 1-2 para el Real Madrid.

Ante ese gol, los blaugranas quisieron reaccionar, pero no pudieron, y fue hasta el 90’ cuando el croata Luka Modric hizo el definitivo 1-3 y sentenció una buena victoria del Real Madrid en territorio del enemigo.

Con esta victoria, el cuadro merengue es líder de la Liga con 13 puntos en 6 jornadas, gracias a sus 4 victorias y un empate. Registra una derrota, ante el Cádiz.

Getafe, Elche y Granada son los equipos que podrían quitarle esa posición si suman victoria por goleadas en la presente fecha.

Por su parte, el Barcelona quedó posicionado en la décima casilla con siete unidades, pero con dos juegos pendientes.
Texto Oscar Coronado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *