La vacuna contra el coronavirus (COVID-19) ARNm-1273, de la empresa farmacéutica Moderna, cuenta con un grado de fuerza para proteger de la enfermedad.

“Se ha demostrado que la vacuna de Moderna tiene una eficacia de aproximadamente el 92 por ciento en la protección contra el COVID-19, desde 14 días después de la primera dosis”, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para lograr la eficacia de este inmunizador se recomiendan 2 dosis con 100 microgramos, equivalente a 0,5 mililitros de que consta cada dosis.

Por lo que se recomienda aplicar ambas dosis con un intervalo de 28 días. Sin embargo, de ser necesario, podrá ser a 42 días máximo después de la primera aplicación.

Además, la OMS recomendó finalizar el programa completo y utilizarse el mismo producto para las dos dosis en cada persona que se inmunizará.

Evaluación

El ente internacional afirmó que esta vacuna fue evaluada exhaustivamente por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) sobre su calidad, seguridad y eficacia, por lo que fue autorizado el uso en la Unión Europea (UE).

Asimismo, aseguró que el inmunizador cumple con los criterios de la OMS para someterla a la consideración del Grupo de Expertos de Asesoramiento Estratégico sobre Inmunización (SAGE, en inglés).

Tiempo de espera

El SAGE recomendó que luego de la aplicación se debe observar a las personas vacunadas en no menos de 15 minutos, para verificar si experimentan alguna alergia.

“Si presentan una reacción alérgica fuerte inmediatamente después de la primera dosis, no deberían recibir más dosis”, destacó la entidad mundial.

Nuevas variantes

La OMS aseguró que la eficacia de la vacuna de Moderna no se altera ante las nuevas variantes del SARS-CoV-2, en particular B.1.1.7 y 501Y.V2.

“El seguimiento, compilación y análisis de los datos sobre las nuevas variantes y sus repercusiones en la eficacia de las vacunas, tratamientos y pruebas diagnósticas del COVID-19 continúan”, anunció la SAGE.

Primeros vacunados

La OMS destacó que, como las demás vacunas, los primeros en recibir estas dosis será el personal de primera línea en riesgo de explosión, así como algunas personas mayores.

“A medida que se dispone de más vacunas, debería vacunarse a otros grupos prioritarios, prestando atención a las personas afectadas de manera desproporcionada por la COVID-19 o que se enfrentan a inequidades en materia de salud”, manifestó SAGE.

Efectos

Amelia Flores, titular del MSPAS, señaló que algunos efectos que se pudiera tener con la vacuna son dolor de brazo por la aplicación y fiebre, dependiendo de las personas.

“Todas las personas que se vacunen firmarán un concomimiento de la aplicación. Esta es voluntaria, no se le obliga a nadie a vacunarse”, señaló la funcionaria.

Congelación

Por su parte, Lucrecia Ramírez, viceministra técnica del MSPAS, señaló que la vacuna se puede conservar en congelación de -20 grados, tanto en el transporte como en el mantenimiento.

“Posteriormente, para su aplicación se transfieren a los refrigeradores normales que utilizamos, con temperaturas de 2 y 8 grados durante dos horas para que alcance una temperatura adecuada para vacunar. Puede permanecer hasta 6 horas”, dijo Ramírez.

Por El Metropolitano

Somos un periódico alterno con noticias locales y nacionales de todo el territorio nacional de Guatemala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *