En un mundo en donde cada día surgen nuevas cosas y tecnologías, en donde se van cambiando los hábitos como resultado de la influencia de modelos modernos y extranjeros por así llamarlos, sumado a las medidas de bioseguridad por la pandemia del coronavirus; son en gran parte, causas que llevan a la pérdida de identidad cultural, de costumbres, sin escaparse las creencias y tradiciones.

El avance tecnológico y el mal uso de la tecnología de la comunicación, en lugar de fortalecer los valores culturales, está siendo utilizado para acceder a otro tipo de conocimientos y por la tanto a otras culturas que, lamentablemente, están siendo tomadas por las nuevas generaciones, dando paso a la pérdida de identidad cultural.

Anuncios

Dentro de este ambiente de zozobra e incertidumbre, que vivimos hoy los guatemaltecos, producto de los efectos de la pandemia de coronavirus, es momento para reflexionar sobre la importancia de conservar nuestras tradiciones ancestrales. La celebración del día de los Santos y el día de Difuntos, son el preludio de las conmemoraciones del fin de año. 

En algunos hogares, la costumbre es reunirse en familia para preparar y degustar el tradicional fiambre, jocotes, manzanilla y ayote en miel, también conocido como “cabecera”, buñuelos, molletes, torrejas, entre otros deliciosos platillos. Es una tradición, converger en un hogar, toda la familia.

A este encuentro familiar, se suma el festival de los barriletes gigantes de Santiago de los Caballeros y de Sumpango en el occidente del país. Las impresionantes estructuras y volumen de los barriletes gigantes provocan tanto atractivo que se ha convertido en una tradición para personas de cualquier edad, nacionales o extranjeros.

El objetivo fundamental, de esta bella costumbre es religioso y cultural. Los pobladores creen que es un lazo de comunicación entre las almas de los seres queridos que se encuentran fallecidos. Fue declarada patrimonio cultural de Guatemala por el Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala, el 30 de octubre de 1998. También recibió la Orden del Patrimonio Cultural por el presidente Óscar Berger Perdomo.

Para conocernos mejor, como personas y grupo social, es importante reflexionar sobre nuestras costumbres y tradiciones. Pensar acerca de cómo podemos rescatar del legado de nuestros antepasados.

Debemos aprovechar nuestra herencia cultural, partiendo del hecho que, las costumbres y tradiciones son lazos que estrechan los lazos familiares que, nos dan identidad y rostro propio a los guatemaltecos.

Amilcar Rivera

Secretario General Adjunto

Partido Victoria

Impactos: 75

Por El Metropolitano

Somos un periódico alterno con noticias locales y nacionales de todo el territorio nacional de Guatemala

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncios