En Guatemala, las acciones del gobierno con relación al tema migratorio, no han sido las deseables. Constantemente, se escuchan señalamientos de corrupción en los albergues, estafas en los trámites migratorios, cobros millonarios por documentación o por liberar migrantes detenidos, hasta terminar con la intervención de ésta, al extremo que, las denuncias han alcanzado también al ministerio de Relaciones Exteriores, varias Municipalidades, incluso en algunos casos a las fuerzas de seguridad nacional.

Desde esa perspectiva, la situación del migrante guatemalteco es incierta. A nivel mundial, las mujeres, hombres, niñas y niños de muchas partes del mundo, continúan su desplazamiento humano. En el caso de Guatemala, la emigración e inmigración continúan dejando huellas de dolor y pérdida de vidas humanas, especialmente, en la frontera terrestre y marítima con México, simplemente, por alcanzar el “sueño americano”.

Anuncios

El gobierno guatemalteco, ha sido cuestionado por su falta de desempeño, en comparación con los esfuerzos de México, El Salvador y Honduras a favor de sus compatriotas; en realidad, los guatemaltecos están en desventaja en relación al apoyo consular que Guatemala pueda ofrecerles. También fue cuestionada la falta de acción de la Cancillería guatemalteca, incapaz de definir una política de protección para sus ciudadanos residentes en Estados Unidos, sobre todo cuando las remesas producto de los migrantes guatemaltecos, empezaron a ser la mayor fuente de divisas para el país, tras el desplome de los precios del café y la incertidumbre del turismo. Incluso, quejas de guatemaltecos en Estados Unidos también involucran a los Consulados de Guatemala en Houston, en Los Ángeles, California y al de Tapachula por falta de atención y documentación consular.

Las explicaciones que se conocen respecto a la migración de conciudadanos, están vinculadas entre otras cosas, a la falta de trabajo, la persecución político-ideológica, la inseguridad producto de la violencia, las guerras, la persecución étnico religiosa, los problemas socioeconómicos, el mejoramiento de la calidad de vida, la búsqueda de desarrollo individual o familiar, oportunidades de empleo y educación, acceso a bienes y servicios, para mencionar algunas.

La indagación y el análisis que se ha realizado sobre este fenómeno, permiten afirmar que la decisión migratoria, en última instancia, es una consecuencia de un complejo proceso. En este imaginario sociocultural, constituido históricamente, se resquebraja el proyecto de futuro ante la presencia de una realidad y de un discurso hegemónico, que quiebra las expectativas de realización personal y de seguridad; no sólo económica, sino también política y social.

Frente a esta realidad, urgen acciones que respondan al clamor generalizado de guatemaltecos residentes en el extranjero, como de sus familias que viven en Guatemala. Es un tema impostergable de discusión seria, en busca de soluciones efectivas. Atendamos a los migrantes.

Amilcar Rivera

Secretario General Adjunto

Partido Victoria

Impactos: 48

Por El Metropolitano

Somos un periódico alterno con noticias locales y nacionales de todo el territorio nacional de Guatemala

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncios