Ante los hechos de violencia del 7 de enero en Nahualá, Sololá, el presidente Alejandro Giammattei rechazó las acciones de los grupos criminales que dejaron a un inspector de la Policía Nacional Civil (PNC) fallecido, por lo que destacó que lo ocurrido no quedará impune.

En cadena nacional, el mandatario informó que el Gobierno continuará con las investigaciones de este lamentable hecho, así como anunció recompensa de 50 mil quetzales a quienes faciliten información que conduzca a las aprehensiones de los posibles responsables.

Anuncios

Hoy reitero mi rechazo a la violencia contra las fuerzas de seguridad del Estado cometida el viernes 7 de enero en las comunidades de Pachutiquim y Tzanjuyub, quienes acompañaban al Ministerio Público para ejecutar diligencias judiciales, allanamientos y órdenes de captura en contra de los responsables de la masacre del pasado 17 de diciembre, señaló el mandatario.

El jefe del Ejecutivo reiteró que estos actos fueron cometidos por un grupo ilegal armado que opera en el área entre Nahualá y Santa Catarina Ixtahuacán, Sololá.

Información

Insto a la población a que contribuya brindando la información necesaria que lleve a la captura de los supuestos responsables para presentarlos ante los tribunales de justicia y que los hechos no queden en la impunidad, por lo que se ofrece una recompensa de 50 mil quetzales a las personas que faciliten información que conduzca a las aprehensiones, para lo cual se garantiza la confidencialidad de la información, dijo.

Ante estos hechos, el Ejecutivo decretó estado de sitio en ambos municipios de Sololá. Las acciones de prevención y seguridad se iniciaron el 22 de diciembre.

Mesas de diálogo

En el mensaje, el mandatario informó que las mesas de diálogo instituidas a partir del estado de sitio lograron importantes avances a favor de la población.

Como resultado de las mesas de diálogo, les informo que el proceso encabezado por el ministro de Gobernación y ministro de la Defensa, con las comunidades Chirijox, de Santa Catarina Ixtahuacán, Patzité y Xolcajá I y II de Nahualá, dio como resultado un primer acuerdo de restablecimiento de los servicios de agua y el cese de las agresiones entre dichas comunidades, señaló.

Para tal fin, el Ejército de Guatemala, a través del Cuerpo de Ingenieros, restauró el sistema de conducción de agua y se seguirá resolviendo dicho conflicto buscando alternativas que brinden la posibilidad de que cada comunidad cuente con su propio servicio.

Asimismo, este domingo se llevó a cabo una reunión entre las aldeas de Pachuquitim, de Nahualá, y Chiquisís, de Santa Catarina Ixtahuacán, en la cual se estableció una hoja de ruta para resolver las diferencias territoriales y la libre movilidad en la carretera que ambas comunidades comparten.

Ambos acuerdos han quedado legalizados en actas firmadas por las partes.

El Gobierno reitera su compromiso de atender los requerimientos planteados e invita a las demás comunidades de ambos municipios a sumarse a este proceso de diálogo que avanza de forma alentadora y que permitiría la definición de los límites territoriales y el mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes tanto de Nahualá como de Santa Catarina Ixtahuacán, puntualizó.

Impactos: 73

Por El Metropolitano

Somos un periódico alterno con noticias locales y nacionales de todo el territorio nacional de Guatemala

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncios